HISTORIA DE CASTALLA

En el castillo se han encontrado asentamientos del Neolitíco al Edad de Bronce, ibéricos, romanos y árabes; históricamente, el castillo ha constituido el núcleo principal en torno al cual se iban aglutinando las viviendas de la ciudad amurallada.

Jaime I de Aragón  tomó el castillo a los árabes tras la conquista de Biar y lo integró al Reino de Valencia en el tratado de Almizra (1244), Castalla se encontraba en zona fronteriza con Castilla. Por esto mismo, se inició la reconstrucción del castillo y se consagró la primera iglesia en el lugar donde se encuentra la actual Ermita de la Sangre.

Desde su conquista, Castalla fue adjudicada como propiedad señorial. En el año 1336, el rey Pedro IV de Aragón lo convirtió en propiedad de la Corona. En el año 1362 fue creada la baronía de Castalla, que fue donada a Don Ramón de Vilanova. El castillo fue heredado en el año 1729 por el marques de Dos aguas, hasta que en el año 1989 pasó a ser de propiedad municipal.

Durante la Guerra de Sucesión, Castalla y toda la comarca tomaron partido por el bando borbónico, y fruto de ello fue que, terminada la guerra, Felipe V le concediera una serie de privilegios y el título de “Muy Noble, Fiel y Leal”.

Durante la Guerra de Independencia, tuvieron lugar en Castalla dos importantes acciones militares. La primera, que tuvo lugar en 1812, fue una gran derrota para el ejército español, y provocó la conquista de la ciudad por parte del ejército francés. Sin embargo, la segunda batalla, que tuvo lugar el 13 de abril de 1813, fue un gran  triunfo para el bando español al ser derrotadas las tropas francesas del general Suchet.

En 1890, la reina regente María Cristina le otorgó a la villa de Castalla el título de Ciudad.

Demografía

Castalla cuenta con 10.541 habitantes (INE 2011)

 

Economía

La economía de Castalla se basa en la industria del juguete (como sus vecinas de Onil e Ibi), de los materiales de construcción, del mueble y de la metalurgia en frío, aparte de en la agricultura (almendros, olivos, viñas), actividad  tradicional que ocupa gran parte del término. También es interesante la apuesta que se está haciendo por el turismo rural y la del reconocimiento a su gastronomía (la ruta del gazpacho)